La realidad no cesa de mandar información. Los cambios en las prácticas del liderazgo, en el campo de la innovación y en la gestión del talento nos muestran un nuevo concepto en la gestión de personas.

El hacer de los buenos líderes ha dado lugar a la expansión del liderazgo por toda la organización; el 99% del liderazgo se encuentra en la zona media de la organización (J. Maxwell). Estamos en la época del liderazgo compartido.

Las empresas y organizaciones que sepan gestionar su liderazgo compartido, su talento, la innovación y la felicidad de las personas que la forman, y no precisamente en este orden, recogerán los frutos perennes que le permitan retroalimentar su propia estructura.

No hay una receta magistral para desarrollar o fomentar cada uno de estos conceptos en una organización, pero si hay ingredientes específicos que en mayor o menor medida debemos tener disponibles.

Como ingredientes principales de cada uno de estos conceptos podemos considerar la resiliencia, competencia, inteligencia emocional y visión para el liderazgo; mente abierta, confianza, locura y conocimiento para el talento; valor, libertad, iniciativa y creatividad para la innovación e importancia, gratitud, equilibrio y sonrisas para el cuarto elemento, la felicidad.

Con estos ingredientes en su medida, ya podemos hacer la masa madre de la que disponer para elaborar el futuro.

Escribe un comentario

EventosProcesos de selección