Mi abuela sabía PNL…

Mi abuela Pepa, como ella prefería que la llamaran, le gustaba bailar flamenco y lo hacía muy bien, incluso cuando la artrosis le impedía estar de pie, lo hacía sentada y todos la animaban a que lo hiciera. Tocaba todos los palos del flamenco y aunque no sabía bailar sevillanas, ahí donde sonaba una, ya estaba la Pepa bailándolas y la gente aplaudiendo. Yo le preguntaba qué si no sabía porque las bailaba y siempre me respondía que lo importante era poner cara como si supieras bailarla. Sin saberlo, mi abuela me estaba dándo las primeras lecciones de PNL de mi vida.

Una de las herramientas más útiles de la PNL (Programación Neuro Lingüística) es la técnica del “como si”. La mente del ser humano no distingue lo que es real de lo que no lo es. Metiéndonos en una situación de lleno, nos comportaremos como si estuviéramos inmersos en ella y condicionamos a nuestro cerebro y nuestro cuerpo: nos predisponemos mental y físicamente a conseguir algo.

Desde ese marco de actuación, desde esa empatía, se nos ofrecen nuevas opciones, alternativas y oportunidades que nos motivaran a tomar decisiones más acertadas en nuestro día a día porque tendremos la sensación parecida a como si ya lo hubiéramos vivido y experimentado (Déjà vu).

La PNL, como mi abuela con la sevillanas, trabaja con percepciones no con la realidad en sí misma y desde ahí, con los objetivos personales de cada uno.

Escribe un comentario

EventosProcesos de selección